MENU

¿Vieron esos días en que uno se levanta de mal humor? ¿Cuando un pequeño problema se transforma en una pesadilla? Ayer, para mí,  fue uno de esos días. Perdí el buen humor por causa de algo muy, pero muy pequeño. El mal humor también se contagia y hace mal a los que están alrededor nuestro. Todo cambió cuando vi las fotos de la pequeña Luiza. Me hizo parar para pensar si todo eso valía la pena. ¡Cuánta simpatía! Me hizo dar cuenta de cuán pequeña era mi actitud y que en la vida hay cosas más importantes. Un gran mensaje proveniente de una pequeñita.

Amo a esta familia. Sabrina, Felipe y ahora Luiza. Gracias por dejarme formar parte de todo esto, en varias oportunidades. Espero volver siempre!

s

Comentários
Deixe o seu comentário

FECHAR MENU