Una de mis recompensas es poder fotografiar a las personas después de un tiempo. Eso me hace sentir parte de sus historias. Muchas gracias a la familia: Andréa, Ulisses, Paula y Henrique por permitirme una vez más narrar una micro partícula de sus vidas.

Hasta la próxima.

Deixe um comentário

Comment