MENU
N
Nadie ama a otra persona por las cualidades que tiene, caso contrario los honestos, simpáticos y no fumadores tendrían una fila de pretendientes golpeando a su puerta.
El amor no es de los que hacen cuentas, no obedece a la razón. El verdadero amor acontece por empatía, por magnetismo, por conjunción estelar.
Nadie ama a otra persona porque sea educada, se vista bien y sea fan de Caetano. Estos son sólo referenciales.
Se ama por el olor, por el misterio, por la paz que el otro le da o por el tormento que provoca.
Se ama por el tono de voz, por la manera en que los ojos parpadean, por la fragilidad que se revela cuando menos se lo espera.
Tú amas a aquella petulante. Tú has escrito docenas de cartas que ella no ha respondido, le has dado flores que ella ha dejado secar.
A ti te gusta el rock y a ella los boleros, a ti te gusta la playa y ella tiene alergia al sol, tú abominas Navidad y ella detesta Año Nuevo, ni en el odio ustedes combinan.
¿Entonces?
Entonces, que ella tiene una manera de sonreír que te deja inmovilizado, su beso es más adictivo que el LSD, a ti te encanta pelearte con ella y a ella le encanta perseguirte. Eso tiene nombre.
Tú amas a ese canalla. Él dice que va y no llama, se pone el primer trapo que encuentra en el armario. No dura una semana en los empleos, siempre está en bancarrota y es medio mujeriego. No tiene la menor vocación de príncipe azul y aún así no logras despacharlo.
Cuando su mano roza la tuya, te derrites como manteca. Él toca la armónica, ama los animales y escribe poemas. ¿Por qué amas a este tipo?
No me lo preguntes a mí; tú eres inteligente. Lees libros, revistas, periódicos. Te gustan las películas de los Hermanos Cohen y de Robert Altman, pero sabes que una buena comedia romántica tiene su valor.
Eres bonita. Tu cabello ha nacido para ser sacudido en un comercial de champú y tu cuerpo tiene todas las curvas donde deben estar. Independiente, empleo fijo, buen saldo en el banco. Te gusta viajar, la música, tienes locura por computadoras y tu fetuccine al pesto es insuperable.
Tienes buen humor, no persigues a nadie y te encanta el sexo.
Con un curriculum así, criatura, ¿por qué estás sin un amor?
Ah, el amor, esa zorra. Quién pudiera lograr que el amor no fuera un sentimiento, sino una ecuación matemática: yo linda + tú inteligente = dos enamorados.No es así que funciona.

Amar no requiere conocimiento previo ni consulta en registro de deudores. Se ama justamente por lo que el Amor tiene de indefinible.Los honestos existen de montón, generosos hay por docenas, de buenos conductores y padres de familia está ‘así’!Pero nadie logra ser de la forma que ‘el amor de tu vida’ es!Piensa en esto. Pedir es la manera más eficaz de merecer. Es la contingencia mayor de quien precisa.

(Arnaldo Jabor)

(Arnaldo Jabor)

 

Comentários
Deixe o seu comentário

FECHAR MENU