Cómo alcanzar la felicidad – Dalai Lama

Para empezar, podemos dividir todos los tipos de felicidad y sufrimiento en dos categorías principales: mental y física. De las dos, es la mente la que ejerce la mayor influencia en muchos de nosotros. A menos que estemos gravemente enfermos o privados de nuestras necesidades básicas, la condición física representa un papel secundario en la vida. Si el cuerpo está satisfecho, prácticamente lo ignoramos. La mente, sin embargo, registra cada evento, por pequeño que sea. Por eso, deberíamos devotar nuestros más serios esfuerzos a la producción de paz mental. A partir de mi propia limitada experiencia, he descubierto que el más alto grado de tranquilidad interior viene del desarrollo del amor y la compasión. Cuanto más nos ocupemos de la felicidad ajena, mayor será nuestra sensación de bienestar. El cultivo de sentimientos amorosos, calurosos y próximos con los otros, automáticamente descansa la mente. Esto ayuda a remover temores e inseguridades que tengamos, nos da fuerza para enfrentar cualquier obstáculo que encontremos. Es la principal fuente de éxito en la vida. Mientras vivamos en este mundo, estamos destinados a encontrar problemas. Si en estas ocasiones, perdemos la esperanza y el ánimo, disminuimos nuestra habilidad de encarar las dificultades. Si, por otro lado, recordamos que no se trata sólo de nosotros, pero que todos tienen que pasar por sufrimientos, esta perspectiva más realista aumentará nuestra capacidad y determinación para superar los problemas. En realidad, con esta actitud, cada nuevo obstáculo puede encararse como si fuera otra valiosa oportunidad de mejorar nuestra mente! De esta manera, podemos esforzarnos gradualmente para volvernos más compasivos, o sea, podemos desarrollar tanto la genuina empatía por el sufrimiento de los otros, como las ganas de ayudar a remover su dolor. Como resultado, crecerá nuestra propia serenidad y fuerza interior.

Deixe um comentário

Comment