Sucedió el último sábado en boda en la iglesia más tradicional de Belo Horizonte, Lourdes. No hice lo que hago normalmente, dejar el equipamiento en la sala anexa al altar. Mis dos bolsos quedaron en manos de mi asistente. No me pregunten el motivo, intuición imagino. El estómago se me dio vuelta y decidí dejar todo en sus manos.

Belo Horizonte es una ciudad relativamente grande pero que aún conserva un aire provinciano. Comparada a São Paulo o Rio de Janeiro, aún es segura.

He sabido de pocos casos de robos de equipamientos fotográficos en iglesias, tal vez esté desinformado, pero nada comparados a los robos en las dos capitales citadas, principalmente São Paulo.

Entrada del novio, padrinos y novia. Adrenalina a mil. Esta para mí es la hora más tensa de una ceremonia. Hice fotos de la novia entrando bien de cerca y enseguida de allí la vuelta por los bancos, fotografiando la reacción del novio en el altar.

De repente, veo un fotógrafo agitado, no era de mi equipo, miré hacia un lado y los dos fotógrafos de prensa estaban atrás mío. Este sujeto, de más o menos 1.70, mediano, aparentando unos 38 años, candado, lentes y una camisa escocesa azul, entró en mi foto. Tenía una cámara, flash y Gary Fong. Vino rápido desde el fondo de la iglesia y comenzó a fotografiar al novio también en el altar. Me pareció un poco extraño y mentalmente lo llamé de varios nombres. Estaba tenso, se movía rápido y llamaba mucho la atención. También, justo de escocés, no?

De repente desapareció. La novia entró, novios en el altar. El seguridad de la iglesia me llamó. Me preguntó si yo lo había visto y me dijo: cuida tus cosas. Había un ladrón de equipamientos aquí en la iglesia. Más tarde me dijo con detalles que el sujeto ya había estado por allí y había robado a otro fotógrafo. Tuvimos suerte, aprendimos la lección. De ahora en más tomaré algunas medidas y una de ellas es dejar siempre alguien con el equipamiento.

Decidí escribir este breve artículo aquí pues sé cuánto cuesta comprar buenos equipos en Brasil. Son carísimos, de repente nos roban y nos quedamos sin herramientas de trabajo. Es triste y ha sucedido siempre en las grandes capitales.

A quien ya le hayan robado por favor, manifiéstese aquí. Vamos a protegernos!

 

Abajo algunos consejos para minimizar este problema, robo de equipamientos.

1. Haga un seguro. Procure la asociación www.fototech.com.br. Ellos tienen una póliza colectiva y sale más barato.

2. Adquiera un bolso de Think Tank. En mi opinión son los mejores pues poseen candado además de un cable de acero para prenderlo a algo fijo como muestra la foto abajo. No me dan comisión. Son buenos de verdad. Resistentes y seguros.

3. Si es posible, contrate a alguien que pueda estar todo el tiempo con los ojos en el equipamiento. Lo caro puede salir más barato después.

4. Fotografíe todos los números de serie de los equipamientos. Serán de mucha utilidad en caso de ser robado, en el intento de recuperarlos.

5. En caso de que le hayan robado, haga la denuncia policial y envíela junto con los números de serie de los equipamientos a todos los fotógrafos, sitios, blogs y asociaciones que conozca.

6. No lleve consigo equipamientos que no vaya a usar. Es correr riesgo innecesario.

7. Lo más importante de todos estos tips en mi opinión es nunca comprar equipos en caso de no conocer su procedencia.

Si no conoce al dueño exija la factura. Si el quipo está muy barato, cuidado! Sólo existen ladrones porque hay personas que forman parte de este círculo vicioso y punto!

Cualquier otro dato es muy bienvenido a través de comentarios.

Vamos a protegernos!

Abrazos a todos.

Deixe um comentário

Comment