Hay un cuento japonés milenario que es más o menos así…

En una planicie vivían un buitre y un pavo real.

Cierto día, el Pavo Real reflexionó:

– Soy el ave más bonita del mundo animal, tengo un plumaje lleno de color y exuberante, sin embargo, ni volar puedo, para así mostrar mi belleza. Feliz el Buitre que es libre para volar hacia donde lo lleve el viento.

El Buitre, a su vez, también reflexionaba en lo alto de un árbol:

– Qué ave infeliz soy, la más fea de todo el reino animal y encima tengo que volar y que todos me vean, quien pudiera ser bello y vistoso exactamente como aquel Pavo Real.

Fue entonces que ambas aves tuvieron una brillante idea en común y se juntaron para discutirla: un cruce entre ellos sería genial para ambos, generando un descendiente que volara como el Buitre y tuviera la grandeza de un Pavo Real.

Entonces se cruzaron…y de allí nació el Pavo: QUE ES FEÍSIMO Y NO VUELA!

Moraleja

Si la cosa está mal, no invente! Los remiendos no salen bien.

Deixe um comentário

Comment