Un gran amigo me lo envió por correo y creo que llegó en el momento justo. No sé de dónde lo sacó, pero fue así.

“Una enfermera que aconsejó a muchas personas en sus últimos días de vida, escribió un libro con los 5 arrepentimientos más comunes antes de morir.

Bronnie Ware es una enfermera que pasó muchos años trabajando con cuidados paliativos, cuidando pacientes en sus últimos tres meses de vida. En “The Top Five Regrets of the Dying” (Top Cinco Arrepentimientos de Aquellos por Morir”), ella cuenta que los pacientes cobraron una claridad de pensamiento increíble al final de sus vidas y que podemos aprender mucho de esta sabiduría. “Cuando se les cuestionaba sobre deseos y arrepentimientos, algunos temas comunes surgían rápidamente”, dijo Bronnie al periódico británico “The Guardian”. Vea la lista y los comentarios de la enfermera:

 

1. Qusiera haber tenido el valor de vivir la vida que yo quería, no la vida que los otros esperaban que viviera. “Ese fue el arrepentimiento más común. Cuando las personas perciben que su vida está casi al final y miran hacia atrás, es fácil ver cuántos sueños no se realizaron. La mayoría de las personas no realizó ni la mitad de sus sueños y tienen que morir sabiendo que eso sucedió por causa de decisiones que tomaron, o que no tomaron. La salud trae una libertad que pocos logran percibir, hasta que no la tienen más.”

 

2. Quisiera no haber trabajado tanto. “Oí eso de todo paciente masculino con quien trabajé. Ellos sentían falta de haber vivido más la juventud de los hijos y la compañía de sus compañeros. Las mujeres también hablaron de este arrepentimiento, pero como la mayoría era de una generación más antigua, muchas no tuvieron una carrera. Todos los hombres con los que conversé se arrepintieron de pasar tanto tiempo de sus vidas en el ambiente de trabajo.”

 

3. Quisiera haber tenido el valor de expresar más mis sentimientos. “Muchas personas suprimieron sus sentimientos para estar en paz con los otros. Como resultado, se acomodaron en una existencia mediocre y nunca se volvieron quienes eran capaces de ser. Muchos desarrollaron enfermedades relacionadas a la amargura y resentimiento que cargaban.”

 

4. Quisiera haber mantenido el contacto con mis amigos. “Con frecuencia no percibían las ventajas de tener viejos amigos hasta llegar a sus últimas semanas de vida y no siempre era posible rastrear esas personas. Muchos se envolvieron tanto en sus propias vidas que dejaron amistades de oro y se perdieron a lo largo de los años. Se arrepintieron profundamente de no haber dedicado tiempo y esfuerzo a las amistades. Todo el mundo siente falta de los amigos cuando está muriendo.”

 

5. Quisiera haberme permitido ser más feliz. “Ese es un arrepentimiento sorprendentemente común. Muchos sólo notan eso al final de la vida, que la felicidad es una elección. Las personas quedan presas a antiguos hábitos y patrones. El famoso “confort” con las cosas que son familiares. El miedo al cambio hizo que fingieran frente a los otros y a sí mismos que estaban contentos cuando, en el fondo, ansiaban poder reír de verdad y aprovechar las cosas buenas de la vida de nuevo.”

Abajo, las imágenes de la boda de Núbia y Thiago. Noté que el único momento en que me siento libre, en que me divierto, entro en contacto más íntimo con las personas, en que expreso mis sentimientos de forma más plena, gozando de los 5 puntos citados por Bronnie Ware, es cuando estoy fotografiando. Hora de repensar mi más nuevo descubrimiento. Tengo que fotografiar más!





Deixe um comentário

Comment